14. noviembre 2016

Artículo sobre el nuevo inhibidor de EuroChem Agro publicado en la European Society of Agronomy

Artículo publicado en el “European Journal of Agronomy, volume 80, October 2016, Pages 78-97”

El nuevo inhibidor de la nitrificación 3.4 dimethylpyrazole succínico (DMPSA) como alternativa al DMPP para reducir las emisiones de N2O de los cultivos de trigo bajo condiciones climáticas del mediterráneo

Por Ximena Huérfano, Teresa Fuertes-Mendizábal, Kevin Fernández-Diez, José María Estavillo, Carmen González-Murua, Sergio Menéndez
Department of Plant Biology and Ecology, University of the Basque Country (UPV/EHU), Apdo. 644, E-48080 Bilbao, Spain

Las prácticas agrícolas en la actualidad se basan en el uso de fertilizantes nitrogenados, que pueden conducir a pérdidas de N ambientales. Estas pérdidas pueden ocurrir como emisiones de óxido nitroso (N2O) como resultado de los procesos microbianos de nitrificación y desnitrificación. El N2O, juntamente con el dióxido de carbono (CO2) y metano (CH4) son los más fuertes gases de efecto invernadero (GEI) asociados a las prácticas agrícolas. Los inhibidores de la nitrificación (NI) se han desarrollado con el objetivo de disminuir las pérdidas causadas por la fertilización nitrogenada y aumentar la eficiencia de las aplicaciones de N. Además, el uso de los NI´s permite realizar una fertilización única debido a la mayor persistencia del N en el suelo después de su aplicación.

Uno de los más populares NI´s es 3,4-dimethylpyrazol fosfato (DMPP), cuya aplicación ha demostrado ser una estrategia aconsejable para mitigar las emisiones de gases de efecto Invernadero, manteniendo los rendimientos de los cultivos. El objetivo de este estudio fue comparar el impacto del nuevo inhibido de la nitrificación 3,4 dimethylpyrazol succínico (DMPSA) en las emisiones de gases de efecto invernadero, en la proteína del grano y en el rendimiento de trigo respecto a la utilización del DMPP. Para ello se realizó un experimento de campo durante dos años. Las plantas de trigo (Triticum aestivum L., var. Cezanne) se sembraron en 16 de noviembre de 2012 y en 11 de noviembre de 2013. La dosis de fertilizante, con y sin NI´s, fue de 180 kg de N/ha aplicado como sulfato de amonio (SA) dividida en dos aplicaciones de 60 kg N/ ha y de 120 kg de N/ha en el ahijado y crecimiento del tallo respectivamente. También se hizo una sola aplicación en el ahijado de 180 kg N/ de SA con NI´s. También se incluyó un tratamiento no fertilizado. Se midieron las emisiones de gases de efecto invernadero (CO2, N2O y CH4) con la utilización de cámaras cerradas y analices de gases por cromatografía.

El nuevo inhibidor de la nitrificación DMPSA reduce las emisiones de N2O hasta niveles del tratamiento control no fertilizado, manteniendo el rendimiento y sus componentes. DMPSA muestra el mismo comportamiento que el DMPP en relación con los flujos de N2O, así como la producción de trigo y la calidad. A pesar de aplicar una doble dosis de N en la elongación del tallo que en el ahijado, las pérdidas de N2O de ese periodo son más bajas que en el ahijado, como consecuencia de la influencia de la temperatura del suelo (6 º C en ahijado vs 11 º C en la elongación del tallo) reduciendo la proporción de N2O/N2 de desnitrificación. Fertilizaciones con NI´s siempre muestran emisiones de N2O similares al tratamiento sin fertilizar, así que la eficacia de los NI´s en la reducción de las pérdidas de N2O es determinado por la magnitud de las pérdidas ocasionadas por el tratamiento con SA.

volver